Archive for 30 junio 2010

Networking 02 / Never eat alone

Leo en Amazon y en varios blogs la siguiente crítica del libro “Never eat alone” de Keith Ferrazzi:

Keith Ferrazzi es el socio más joven de la historia de Deloitte Consulting y fundador de la empresa de consultoría Ferrazzi Greenlight. En el libro, el autor pretende diferenciarse de las técnicas clásicas del apretón de manos y de la lluvia de tarjetas de visita.

A diferencia de otros autores, Ferrazzi no tiene un ejército de contactos que le ayudan a conseguir sus propósitos con sólo mover un dedo. De hecho, durante todo el libro insiste en que tener esa red de amigos le ha costado hacer más favores que recibirlos, en ocasiones trabajando gratis a cambio de nada.

Ferrazzi nos cuenta su experiencia desde el punto de vista de alguien a quien le cuesta hacer amigos. Para Ferrazzi ser el que rompe el hielo es complicado, recordar los nombres de las personas a las que conociste en aquel evento es complicado, mantener las relaciones es complicado… pero hay algunos “truquillos” por ahí que facilitan la tarea.

Ferrazzi habla del networking como un proceso natural. De hecho menciona que nunca ha asistido a un evento de networking porque considera que las relaciones se forjan no sobre intereses comunes, sino entre pasiones comunes. Uno hace un esfuerzo extra por aquel a quien considera su amigo (con quien comparte pasiones) y no por un conocido (con quien sólo le unen intereses).

Parece una visión interesante una defensa de las relaciones offline.

Networking 01/ Curiosa norma de etiqueta en el correo electrónico

En el apartado de consejos para mejorar el networking, existe una regla oculta que consiste en tratar de evitar la palabra “yo” al menos hasta la tercera o cuarta frase. No es fácil, pero insistiendo un poco sale.

¿Qué tendrá el “yo” para merecer ese trato? Quizás la respuesta la tenga el especialista en networking Eric Frazer, que hizo varias veces la prueba y consiguió reuniones con mayor facilidad de lo habitual.

Aunque quizás la respuesta correcta nos la daría un psicólogo. ¿Alguien se atreve?

En cualquier caso, el tema queda ahí: tratar de mantenerse alejado del “yo” el máximo tiempo posible. Al menos, yo lo creo así.

Oportunidades offline para reforzar la marca personal

El desarrollo de marca personal no es algo exclusivo del entorno digital

Hace unos días vi un  vídeo de William Arruda que me interesó por la utilización de un vocablo casi olvidado en nuestros días: el mundo real, también conocido técnicamente como el mundo offline.

Puede parecer chocante que hablar del mundo real sea una excepción, pero en este caso, Arruda lo justifica con una invitación a convertir un evento real (offline) en un acontecimiento online.

Podríamos poner un ejemplo. Imagínate que eres un especialista en marketing y tienes que dar una charla sobre la importancia del packaging en la comunicación. Este evento, al que es posible que acudan 20 o 30 personas, puede convertirse en un excelente refuerzo de la marca personal si se provechan adecuadamente los recursos 2.0., convirtiendo un hecho real en un fenómeno virtual.

Antes de empezar el evento, ya podríamos redactar una nota de prensa y enviarla vía email a las revistas del sector (en este caso de branding, diseño gráfico, packaging) y también a algún soporte más generalista.

Luego podríamos publicar un post en nuestro blog para dar a conocer a nuestra comunidad virtual nuestra charla, y no sólo eso: podríamos pedir a nuestros lectores que nos den sus inputs sobre el entorno del packaging, algo que contribuirá a enriquecer nuestra presentación.

También podríamos actualizar nuestro estado en redes sociales, desde las profesionales como LinkedIn, Plaxo, Viadeo o Xing hasta las personales como Facebook o las de microblogging como Twitter.

Cuando tenga lugar la charla, hay que recordar a los organizadores que nos interesa una copia de la filmación, ya que con un buen editaje de la misma tendremos material para poder crear pequeños clips en YouTube.

Para compartir la charla con nuestra comunidad seguiremos los mismos pasos: post en el blog, tweet, actualización de redes, pero además aquí podemos publicar el powerpoint utilizado en la charla en SlideShare o en Issuu.

En definitiva, un evento offline puede convertirse en un gran evento en la red sin excesivo esfuerzo.

Algún consejo para sobrevivir en LinkedIn

Es indiscutible que LinkedIn se ha consolidado como la principal red de networking mundial. Lanzado hace sólo 6 años desde Mountain View, California, hoy cuenta con cerca de 70 millones de profesionales. LinkedIn se visita una media de 37 minutos al mes, y España es el 7º país en el ranking LinkedIn con cerca de 700.000 usuarios, tras EEUU, India, Reino Unido, Canadá, Italia y Alemania. Aunque no es el tema del post, si aún te preguntas qué es y para qué sirve LinkedIn, aquí cuelgo un vídeo muy didáctico:

Cuando analizamos los distintos perfiles que se encuentran en LinkedIn, es fácil descubrir perfiles hechos de prisa y corriendo, sin fotografía, sin apenas datos de contacto, sin el historial de empresas en que se ha trabajado, sin actualizar. Es decepcionante que mucha gente crea que hay que “estar” en LinkedIn sin más. LinkedIn sirve para generar networking activo, para descubrir perfiles interesantes, para ofrecer nuestros servicios. Eso no es “estar”, hay que currárselo un poco y dejar claro quiénes somos (a nivel profesional), dónde estamos y a qué aspiramos.

Nos tenemos que imaginar que LinkedIn es nuestra página web. Actualizarla, cuidarla, explicar nuestros proyectos o lo que pueda atraer colaboradores o clientes. Aquí algunos consejos de cómo sacarle mejor partido:

  • Estar o Ser: LinkedIn es un lugar que invita  a ser descriptivo, es estratégico -no táctico-, así que es mejor evitar frases cortas al estilo powerpoint, e intentar explicar nuestros logros, nuestras aportaciones de forma clara y descriptiva.
  • Presentémonos: He visto que mucha gente no aprovecha el “extracto”, un lugar perfecto para contar en 4 líneas qué hemos hecho. Tampoco se acostumbra a rellenar el apartado “especialidades”, pieza clave para encontrar colaboradores, socios o clientes. Y la foto. Algunos creen que no es importante. Lo es. La cara es el espejo del alma.
  • Cuanto más, mejor. A diferencia de otras redes sociales, en LinkedIn es interesante presumir un poco. No hay que dejarse ningún trabajo anterior por insignificante que parezca. Es posible que un stage hecho en nuestra época de estudiante nos abra las puertas a una oferta.
  • Utilicemos la jerga profesional:  Conocer el lenguaje de cada sector es importante. Hay un sinfín de maneras de describir lo que haces, pero la jerga sectorial es clara, concisa y comprensible. Si quiero atraer a colaboradores en el sector del marketing boca/oreja usaré el término “Wominomics”, referido a la industria del “word of mouth”.
  • Si buscas trabajo, dilo. A nadie le gusta decir que está buscando trabajo. Pero si lo buscas, dilo. De otra manera, nadie se fijará en ti como candidato “disponible”. Es perfectamente viable escribir bajo tu nombre “especialista en marketing medioambiental”. Con eso no engañas a nadie, es una mezcla de tu formación con tu carrera profesional. Pero si no trabajas actualmente en ninguna empresa, déjalo claro.
  • ¿Hablas idiomas? LinkedIn es un medio global, y permite en una sola página disponer de distintos perfiles según el idioma. Una muestra: Aquí va mi perfil público en castellano, inglés y catalán.
  • Muestra tu perfil más social: LinkedIn es un escenario perfecto para la creación y seguimiento de grupos profesionales. Los hay de todos los colores y para todos los gustos. Suscribirse a grupos permite recibir información actualizada sobre nuestro sector y participar en foros de debate. Además, la creación de grupos puede ayudarnos a generar tráfico para nuestro propio negocio, blog…

Aquí tenéis la 2ª parte: Algún consejo para sobrevivir en Linkedin II

¿Quién dice que un currículum no puede ser emocional?

La globalización y la estandarización generalizada han hecho posible que todos los currícula del mundo sean iguales, casi clónicos. Estamos rodeados de webs, consultores, normativas que dicen cómo ha de estar redactado un currículum. Es curioso, casi todas coinciden en todo. Las fechas en orden de más reciente a más antigua, sin excesivos datos personales, redactados en 3ª persona…

La gran conclusión es que hoy, un currículum es algo francamente aburrido, frio e impersonal. Y la pregunta es ¿estamos seguros que es así como nos quieren ver?.

Dejadme que os proponga otra manera de hacer. Para empezar, ¿Por qué no en vídeo?. Seamos sinceros, en papel no sé cómo eres, qué timbre de voz tienes, qué cara tienes…

Más cosas, ¿Por qué no un currículum con un poco de historia? Una especie de relato. No sé a vosotros, pero a mí me interesa mucho saber porqué alguien se decide por una u otra carrera, una u otra profesión. ¿Cuál es el detonante?. Eso dice mucho de las personas. Así conseguiríamos currícula exclusivos, únicos, personales.

Para muestra, un botón. Ahí os dejo mi detonante:

Yo me decidí por la publicidad a los 14 años. Entonces Paco, un tipo vestido de hippy con una supermoto venía a menudo a casa a buscar a su novia –mi tía Elena-. Era el año 1975, y ese look tan extremo, la moto, la rubia, el glamur… me llamó poderosamente la atención. Iba contra todo lo establecido, rompía los códigos de la época, era transgresor. Le pregunté a mi tía en qué trabajaba su novio. “Hace anuncios”, dijo “trabaja en una agencia de publicidad”. A los dos años, cuando cumplí 16, hice mi primer stage de prácticas en la agencia de la que Paco era Director Creativo. Ahora soy publicitario, y desde entonces he trabajado siempre en el entorno de la comunicación. Quizás os preguntéis qué ha sido de Paco. Otro día os lo cuento (lo juro).


<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–> <!–[endif]–>La globalización y la estandarización generalizada han hecho posible que todos los currículum del mundo sean iguales, casi clónicos. Estamos rodeados de webs, consultores, normativas que dicen cómo ha de estar redactado un currículum. Es curioso, casi todas coinciden en todo. Las fechas en orden de más reciente a más antigua, sin excesivos datos personales, redactados en 3ª persona…La gran conclusión es que hoy, un currículum es algo francamente aburrido, frio e impersonal. Y la pregunta es ¿estamos seguros que es así como nos quieren ver?.

No se trata de la cantidad de contactos, se trata de cómo interactuamos con ellos

En nuestra gestión de marca personal, a menudo se confunde cantidad con calidad.

Es cierto que el networking se basa en propabilidades, y cuanto más altas, mejor. Aunque también es cierto que estamos en la época de las afinidades, de la segmentación personal, del one-to-one, y, en definitiva, de la personalización. Tener 5.000 contactos en LinkedIn es muy interesante, pero aún lo será más si dividimos ese patrimonio en grupos afines (consultores, directivos, pensadores, periodistas….) y nos dirigimos a ellos de una forma más afín.

Tanto en Facebook como en LinkedIn, Plaxo, Viadeo… la caza del contacto se convierte a veces en un sinsentido. Puedo entender que un candidato político necesite una base muy amplia de “amigos” para desvelear su agenda, sus pensamientos y sus propuestas. Tal vez el problema resida en la nomenclatura “amigos”. No niego que pueda haber alguien con muchos, muchos amigos. Pero esas cifras que vemos a menudo de 5.000 amigos son irreales. En nuestra gestión de marca personal, a menudo se confunde cantidad con calidad.

El caso de Twitter es algo diferente, ya que ahí es posible “seguir” a personas por lo que piensan y lo que escriben, no por nuestra relación con esas personas. Twitter, además, ofrece en su interface la posibilidad de crear grupos por afinidad. De modo que, según el estado de humor del momento, a uno le apetece leer cosas de “coach”, de “políticos” o de “futbol”…

Twitter ofrece la posibilidad de crear grupos por afinidad

En el fondo, la gestión de contactos online no debería distar mucho de la gestión offline. Cuando uno crea una base de datos, siempre hay un campo que define el sector. Esa es la clave de la personalización. Así pues, no se trata de la cantidad de contactos, se trata de cómo interactuamos con ellos.

La importancia del contenido original en internet

Me viene a la mente el blog de Ramon Espadaler, diputado del Parlament de Catalunya. Siempre, como subtítulo a sus posts, utiliza la expresión “article inèdit” (artículo inédito). En este caso, la expresión se refiere a ineditado, nuevo.

Y no hay para menos. Cuando uno surfea blogs utilizando etiquetas o tags, muy a menudo se encuentra el mismo artículo publicado en 16 blogs, con más o menos aderezo personal. Normalmente se trata de noticias que nos han llamado la atención y que reproducimos literalmente (no vaya a ser que las adulteremos). No es mala cosa hacer eco de las noticias, sobre todo de las que nos llaman más la atención o de las que son afines a nuestro entorno.

Pero en medio de tanta reproducción, necesitamos publicar contenido original -inédito, como diría Espadaler-. Si no publicamos contenido original, a nuestros lectores no les quedará clara nuestra posición. Sí, re-editar es interesante, pero aún lo es más cuando creamos.

La creación de contenido es, sencillamente, una combinación de datos, habilidades y tiempo. No se necesita nada más. Los periodistas lo saben bien. Conseguir los datos no es excesivamente complicado si uno se inscribe en algunas alertas de Google y lee la prensa con regularidad. Las habilidades (skills, en inglés, me suena mejor) es la parte más complicada, ya que depende de la gracia que tenga uno en combinar datos, vestirlos y plantearlos de una manera atractiva (storytelling), y añadir nuevas ideas. Finalmente, el tiempo. El tiempo es muchas veces lo que impide que aflore mucho talento. Hay que sacar el tiempo de donde sea, el tiempo nunca debería ser la excusa para no escribir. Si tienes tiempo para pensar, tienes tiempo para escribir.

Lo escrito sirve igual para blogs y para Twitter. En Twitter se utiliza mucho el recurso de retwitear algo que nos gusta. Y eso es bueno, pero también lo es explicar cosas de uno, sin llegar a eso de “tomando el café de la mañana” que -francamente- no le interesa a nadie.

Por cierto, este post es inédito.