Posts Tagged ‘capital risk’

¿Pilas cargadas? Crea tu marca personal como nuevo reto de temporada

Dicen que septiembre y enero son nuevas etapas. Septiembre significa la reentré, el inicio de la actividad laboral tras las vacaciones, con las pilas cargadas a tope y quizás alguno con esa pequeña depresión que implica la vuelta “al cole”. Enero significa un año nuevo, y vida nueva.

Entre los nuevos propósitos, el ranking lo encabezan hacer deporte, hacer dieta,  mejorar en lo laboral, mantener la línea, aprender un idioma, acabar unos estudios…

Centrémonos aquí en mejorar en lo laboral. Miremos algunos puntos de partida:

  1. Quiero entrar en el mundo laboral
  2. Estoy en paro
  3. Quiero cambiar de trabajo
  4. Quiero mejorar en mi trabajo
  5. Necesito ayuda para arrancar con un negocio propio

1. Quieres entrar en el mundo laboral. Ya seas que has acabado los estudios o que simplemente no te habías planteado trabajar hasta ahora, en cualquier caso una marca personal te puede ayudar a abrir muchas puertas. ¿No tienes experiencia? es evidente, pero seguro que tienes ideas, contactos, ganas y alguna especialidad. Con estos cuatro ingredientes podríamos empezar a trabajar tu marca personal. Anímate, el tiempo es oro.

2. Estás en paro. Y además, no estás solo. La crisis se ha cebado sobre muchos buenos profesionales; y también sobre malos. Si crees que aún te falta un hervor para retomar una actividad laboral, mi consejo es que acudas a la formación. Hay mucha, gratuita y disponible. Si crees estar preparado y motivado para todo, lo que necesitas es una marca personal fuerte que te ayude a posicionarte, a encontrar tu especialidad y a lanzarte de lleno al mundo del networking activo. La marca ayuda más de lo que uno imagina. Muchos profesionales de RRHH acuden a la red para encontrar información de candidatos. Llegados ahí mi pregunta es ¿Estás en la red? ¿Estás bien posicionado?.

3. Quieres cambiar de trabajo. Aunque hoy en día muchos crean que eso es un lujo, las oportunidades para los laboralmente activos son mayores que para los que están en paro. Es triste pero es así. Por tanto, lo que necesitas es aprovechar esa palanca que es tu trabajo actual y crear una marca fuerte alrededor. Eso te mantendrá en el candelero y te facilitará el boca oreja para encontrar otras propuestas.

4. Quieres mejorar en tu trabajo. Puede que lo que haces no llegue arriba, que un mando intermedio te haya puesto un muro de por medio. Es una situación compleja, pero no imposible. Y con marca personal, es una situación fácil. Hablemos cuando quieras.

5. Negocio propio. Bienvenidos sean los emprendedores, aunque en este país nadie lo pone fácil para empezar. Una buena amiga a creado un gran producto, relacionado con servicios para mejorar la vida a los invidentes. Lleva un tiempo en la travesía del desierto y no consigue que bancos, capital risk, fundaciones… le echen una mano. Ahora sabe que una marca personal fuerte ayudará a abrir puertas.

Bueno, ¿te animas?. Te espero en la sección de contacto, crear una marca propia cuesta menos de lo que piensas.

Anuncios

10. ¿En qué tipo de negocio trabajas? ¿Visionario o dinosaurio?

Como diría Bernd Schuster, “no hase falta desir nada más”.

Lo cierto es que el enfoque “dinosaurio” suele ser el preferido por los bancos a la hora de dar créditos. Empresas sólidas, a menudo familiares, que no han introducido excesivos cambios en su planteamiento interno y externo. Todo va bien hasta que en una recesión las hace temblar por no haberse sabido adaptar a los cambios.

El enfoque visionario es temido por los bancos. Se trata de gente poco estable que arriesga el dinero propio y el de los demás en un proyecto que, de momento, no tiene mercado. No importa los avales que haya detrás del proyecto ni la preparación de sus emprendedores. Los bancos van a lo seguro. ¿Capital risk? en España es un sucedáneo de lo que ocurre en otros países de la OCDE.

El emprendedor visionario debe romper muchas barreras antes de abrirse camino y lanzar su negocio. La primera es la financiera, pero encontrará más. Las posibilidades de éxito apenas se mueven en un 25% de ROI al tercer año. Pero si supera esta fase, el visionario ha logrado crear uno de los mejores negocios que se pueden pensar. Quien la sigue la consigue.

Un ejemplo interesante de visionarios es Power Balance, basado en una pulsera con un holograma de MYLAR en el que ha sido almacenada una frecuencia procedente de materiales naturales conocidos por sus efectos beneficiosos para el cuerpo. Imaginaos al fundador de Power Balance pidiendo un crédito en el BBVA (perdón, no es nada personal) para crear su negocio. Aún se estarían riendo de él. En América -y concretamente en California- todo es posible, y ahí los capital risk no dudaron en apostar por la idea. Acertaron y ganaron.