Posts Tagged ‘executive personal branding’

Bienvenidos a YO, S.A.

Os adjunto un artículo de Andrés Pérez Ortega en que vaticina -citando a Tom Peters-  que en los próximos años reinventaremos nuestro puesto de trabajo. Publicado en Puro Marketing. Vale la pena leerlo.

Andrés Pérez, Peter Drucker y Tom Peters

La Marca Personal de los nuevos profesionales

Dice Tom Peters , con esa vehemencia que le caracteriza, que vamos a tener que reinventar nuestro puesto de trabajo en los próximos años, que somos empresas de servicios unipersonales y que los empleos serán sustituidos por proyectos.

Peter Drucker  también dice que ha llegado la hora de tomar las riendas de nuestras carreras profesionales a nivel individual y no depender únicamente de “papá” empresa.

Tanto Peters como Drucker, no se refieren solo a los consultores sino a todo tipo de profesionales. Se ha acabado el trabajo para toda la vida y a partir de ahora todos tendremos que pensar como microempresas de servicios de una sola persona. Es decir, se impone la mentalidad de YO, S.A. aunque alguien nos pague una nómina. Se podría decir que dentro de unos años, todos vamos a convertirnos en consultores y que cambiaremos el concepto de empleo por el de proyecto.

Nación de Agentes Libres

¿Es esta una visión pesimista? No lo creo, más bien al contrario. Se nos abre un nuevo mundo de posibilidades profesionales. Esta nueva forma de pensar nos obliga a replantearnos nuestras carreras. Ya no van a ser estáticas y lineales sino que deberán ser flexibles para ajustarnos a las nuevas necesidades del mercado.

Aunque esta necesidad de adaptarse al cambio requiere un esfuerzo, también nos va a dar la posibilidad de ir escogiendo aquello que más se adapte a nuestras fortalezas, a nuestros gustos y a nuestras metas. Ya no vamos a estar la mitad de nuestra vida haciendo lo mismo como consecuencia de la elección que hicimos cuando teníamos veinte años.

Para poder tener éxito en este nuevo mercado de Agentes Libres  es necesario saber en que somos diferentes, en que destacamos o lo que es lo mismo en descubrir nuestra Marca Personal. Una Marca Personal es lo que diferencia a un profesional “commodity” o de marca blanca de un profesional con valor añadido. Ya no basta con ser simplemente competente en tu trabajo, también has de ser conocido por unos estándares y un estilo superiores a la media del mercado.

Las empresas que quieran sobrevivir en el mercado, deben fomentar la Marca Personal de sus profesionales. Como dice James Speros  (Chief Marketing Officer de Ernst&Young), “la Marca Personal de los empleados no es una amenaza para la empresa, sino un activo”.

En vez de dar seguridad a los empleados, las compañías deben proporcionar las herramientas para que los profesionales se reinventen a si mismos e ir tan lejos como su talento pueda llevarles. Desgraciadamente en muchos casos nos encontraremos con resistencia por parte de los empleadores porque aunque se hable mucho de la retención del talento, en muchos casos más bien parece que se habla de detención del talento.

Ajedrez y damas

Quizás pueda parecer que el desarrollo de Marcas Personales por parte de los profesionales sea un riesgo para las culturas cerradas, homogéneas y uniformes de algunas empresas en general y consultoras en particular.  Sin embargo, no tiene porqué ser así. Una Marca Personal parte del análisis y el descubrimiento de los valores, el talento y las metas de cada profesional y si estos están alineados con los de la empresa, el riesgo desaparece y se convierte en una fortaleza. Evidentemente, la empresa deberá hacer un esfuerzo en conocer cuales son esos valores y tratar de satisfacerlos.

En un mercado en el que la curva demográfica es descendente y en el que la lealtad a las empresas forma parte del pasado, esos cuadros pomposos que dicen que la misión de la empresa es dar valor al accionista, son tan motivadores para nuestros profesionales como la gloria del estado para un trabajador de una fábrica de tractores en Ucrania a primeros de los 90. Las empresas que quieran sobrevivir tendrán que sustituir la mentalidad de juego de damas por el de ajedrez, en el que cada pieza tiene un valor y una función diferente.

Las personas confían en las personas

Por otra parte, tras los últimos escándalos parece que existe un cierto temor a las grandes corporaciones.

De la misma forma que asociamos las marcas comerciales a determinados valores y características intangibles, la Marca Personal permite establecer vínculos más sólidos y duraderos entre las personas. Por esa razón, cuando un profesional es reconocido por su marca, es posible establecer un tipo de relación más individual, más personal, más auténtica y eso solo puede ser beneficioso para él y para su compañía, porque si hay algo claro es que las personas confían en las personas y no en entes. Se trata de volver a la vieja relación personal de confianza, la que se establece entre dos personas. Y eso no es lo último de lo último sino que se trata de volver a algo que ya sabían los fenicios pero parece que hemos olvidado.

El descubrimiento (que no creación) de una Marca Personal es similar al del desarrollo de un producto. Consta de cinco pasos:

1. En primer lugar, es necesario entender el mercado, el contexto en el que nos movemos.

2. En una segunda etapa hay que hacer un análisis profundo del producto, en este caso se trata de cada uno de nosotros y se podría resumir en algo tan clásico como “conócete a ti mismo”. Esta es la etapa más importante.

3. Luego hay que entender y aplicar aquellos conceptos que hacen que una marca personal llegue a ser fuerte como la consistencia, la autenticidad, la persistencia, la visibilidad, etc.

4. Una vez descubierta la marca, hay que sacarla a la luz y para ello se utilizan las herramientas clásicas de marketing pero aplicado a los individuos. Afortunadamente la tecnología nos permite llegar a nuestro mercado casi a coste cero. Es curioso como se ha extendido en el sector de la consultoría la utilización de una de las herramientas más potentes del Marketing Personal, los blogs. Son numerosos y cada día más, los jóvenes consultores que publican bitácoras hablando de sus experiencias. Desde luego, la mayoría de ellos lo hacen de forma anónima.

5. Todo esto no debería quedar en un simple ejercicio teórico sino que hay que llevarlo a la acción y para ello se establece un plan estratégico de Marca Personal.

Este proceso, tan sencillo y conocido lleva aplicándose a las personas desde hace unos diez años en EEUU y sin embargo, no ha llegado a nuestro país hasta hace muy poco. Aunque puedo adivinar la respuesta (y me aterra) todavía me sigo preguntando ¿Porqué?

Anuncios

+45: Buscando una segunda oportunidad

En 2009, más de 1.300.000  personas mayores de 45 años han pasado a engrosar la cola del paro en España.

Leía hace pocos meses en Expansión que los profesionales de más de 45 años están entre los más perjudicados por la crisis económica. No deja de ser curioso que esta edad representa la plenitud del liderazgo, la madurez, la experiencia adquirida. ¿No tiene valor todo eso? Sí, claro que lo tiene, pero también esa edad puede representar el nivel salarial más alto de un profesional. Y de ahí viene el problema.

¿Cuáles son las alternativas para estos profesionales?

Las empresas los prefieren más jóvenes. Cuestión de presupuesto. Pero las preguntas que emergen son ¿Cuáles son las alternativas para estos profesionales? ¿Cómo pueden aprovechar sus ventajas? 

  1. Seguir trabajando para la misma empresa que te rescindió el contrato, pero desde fuera. Poner en marcha un negocio es una solución adecuada al desempleo para este colectivo. Aunque las compañías reducen costes, existen funciones que tienen que seguir haciendo y que ahora subcontratan. Por eso, colocarse por cuenta propia puede ser una alternativa interesante, porque para la empresa contratar estos servicios es más barato, y el profesional trabaja en un campo conocido y aprovecha la experiencia adquirida.
  2. Buscar un nuevo trabajo por cuenta ajena. Para eso quizás habrá que tener en cuenta dos factores. Por un lado, estar dispuesto a una remuneración menor i tal vez a condiciones laborales algo más rígidas (la crisis obliga). Y por otro, en esta estapa es esencial aprovechar para aquirir formación en nuevas áreas de conocimiento. En otras palabras, ponerse al día (idiomas, tecnologías…).
  3. Convertirse en emprendedor ¿Y porqué no? Con 45 años uno se puede apoyar en elementos que un junior no puede ofrecer: Una buena red de contactos, conocimientos de gestión y la competencia más importante, el valor del liderazgo. El único freno que podría haber aquí es la predisposición al cambio, pero como la crisis obliga, el planteamiento podría ser tan sencillo como el “ahora o nunca”.

Convertirse uno mismo en una marca

Se elija la opción que se elija, nuestro consejo será el mismo: Trabajar a fondo la reputación personal, reposicionarse, fortalecerse y, sobre todo, COMUNICAR al resto del mundo QUIÉNES SOMOS, CÓMO SOMOS, y qué podemos hacer por una empresa, por una sociedad…

Llegados aquí es absolutamente indispensable contar con la herramienta del PERSONAL BRANDING para poder hacer llegar nuestra oferta al mundo exterior. Hoy, las posibilidades de la web 2.0 facilitan la emisión de mensajes rápidos y económicos a colectivos concretos. El currículum es obsoleto, ahora nuestra información base sobre experiencia y formación se cuelga en LinkedIn o Viadeo, o Xing o Plaxo.

Si queremos hacer llegar nuestra visión particular sobre un tema, nos tenemos que lanzar al ruedo de los blogs y de Twitter, publicar nuestras opiniones en YouTube. En pocas palabras, hay que darse a conocer.

¿Miedo a dar el salto? Contáctanos, hemos saltado mucho. grecolons@lateral.es