Posts Tagged ‘Guillem Recolons / Personal Branding’

Marcas personales con sello propio: Audrey Hepburn

Quizás no exista en el cine una marca personal tan interesante como la de Audrey Kathleen Ruston, conocida en el mundo como Audrey Hepburn.

Convertida en una musa del cine, muy pocos sabíamos que nació en Bélgica, hija de padre inglés y madre holandesa, y que las pasó canutas durante la 2ª guerra mundial escondiéndose de los nazis.

Esta bailarina de profesión se convirtió en actriz y conquistó a una parte de la humanidad con su papel en “Breakfast at Tiffany’s“, mal traducida en castellano como “Desayuno con Diamantes” y también con “My fair lady“.

Merece la pena invertir los 10 minutos del resumen de su vida en wikipedia, ya que este post sólo tiene por objeto destacar la marca que nos dejó.

Su marca personal tenía mucha relación con el look de “Breakfast at Tiffany’s”, que ha generado miles de fotografías e imágenes que aún viven gracias a ese corte de pelo, su estilo, su fumar, sus ojos.

Personalmente, retengo dos grandes Audrey: la que canta “moon river” en la película Breakfast at Tiffany’s y la que se come la pantalla en “Guerra y paz”.

Ahí os dejo con su interpretación de “Moon river”. Si no te emociona no eres humano.



Anuncios

Marcas personales con sello propio: Nelson Mandela

Una de las marcas personales con mayor prestigio es la del Nobel de la Paz Nelson Rolihlahla Mandela, nacido en 1918 y conocido en su país como Madiba.

Mandela fue el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente mediante sufragio universal así como el líder del Umkhonto we Sizwe, el brazo armado del Congreso Nacional Africano (CNA).

En 1962 fue arrestado y condenado por sabotaje, además de otros cargos, a cadena perpetua. Mandela estuvo 27 años en la cárcel, la mayoría de los cuales estuvo confinado en la prisión de Robben Island. Tras su liberación el 11 de febrero de 1990, Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multiracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Mandela ganó las elecciones y fue presidente desde 1994 hasta 1999, dando frecuentemente prioridad a su reconciliación.

Esta marca personal está configurada por múltiples atributos, pero sin duda el espíritu de conciliación es el mayor de todos. Tras 27 años de cárcel, Mandela no pensó en la venganza, pensó en la paz. A sus 92 años sigue siendo testigo de la política sudáfricana. Otro símbolo que está tomando peso es la mano abierta de Mandela, un símbolo de paz; en el interior de la mano se distingue el perfil de su país.

Networking 05 / Smile!

Sonríe, por favor. Este es un principio simple y básico, y mucha gente se lo salta.

A nadie le gusta hacer negocios con alguien que frunce el ceño. Es más fácil entablar relaciones laborales con alguien que dice buenos días con una sonrisa.

Esta regla básica fue creada en 1936 por Dale Carnegie en su libro How to Win Friends and Influence People, pero creédme, sigue vigente.

Oportunidades offline para reforzar la marca personal

El desarrollo de marca personal no es algo exclusivo del entorno digital

Hace unos días vi un  vídeo de William Arruda que me interesó por la utilización de un vocablo casi olvidado en nuestros días: el mundo real, también conocido técnicamente como el mundo offline.

Puede parecer chocante que hablar del mundo real sea una excepción, pero en este caso, Arruda lo justifica con una invitación a convertir un evento real (offline) en un acontecimiento online.

Podríamos poner un ejemplo. Imagínate que eres un especialista en marketing y tienes que dar una charla sobre la importancia del packaging en la comunicación. Este evento, al que es posible que acudan 20 o 30 personas, puede convertirse en un excelente refuerzo de la marca personal si se provechan adecuadamente los recursos 2.0., convirtiendo un hecho real en un fenómeno virtual.

Antes de empezar el evento, ya podríamos redactar una nota de prensa y enviarla vía email a las revistas del sector (en este caso de branding, diseño gráfico, packaging) y también a algún soporte más generalista.

Luego podríamos publicar un post en nuestro blog para dar a conocer a nuestra comunidad virtual nuestra charla, y no sólo eso: podríamos pedir a nuestros lectores que nos den sus inputs sobre el entorno del packaging, algo que contribuirá a enriquecer nuestra presentación.

También podríamos actualizar nuestro estado en redes sociales, desde las profesionales como LinkedIn, Plaxo, Viadeo o Xing hasta las personales como Facebook o las de microblogging como Twitter.

Cuando tenga lugar la charla, hay que recordar a los organizadores que nos interesa una copia de la filmación, ya que con un buen editaje de la misma tendremos material para poder crear pequeños clips en YouTube.

Para compartir la charla con nuestra comunidad seguiremos los mismos pasos: post en el blog, tweet, actualización de redes, pero además aquí podemos publicar el powerpoint utilizado en la charla en SlideShare o en Issuu.

En definitiva, un evento offline puede convertirse en un gran evento en la red sin excesivo esfuerzo.

Algún consejo para sobrevivir en LinkedIn

Es indiscutible que LinkedIn se ha consolidado como la principal red de networking mundial. Lanzado hace sólo 6 años desde Mountain View, California, hoy cuenta con cerca de 70 millones de profesionales. LinkedIn se visita una media de 37 minutos al mes, y España es el 7º país en el ranking LinkedIn con cerca de 700.000 usuarios, tras EEUU, India, Reino Unido, Canadá, Italia y Alemania. Aunque no es el tema del post, si aún te preguntas qué es y para qué sirve LinkedIn, aquí cuelgo un vídeo muy didáctico:

Cuando analizamos los distintos perfiles que se encuentran en LinkedIn, es fácil descubrir perfiles hechos de prisa y corriendo, sin fotografía, sin apenas datos de contacto, sin el historial de empresas en que se ha trabajado, sin actualizar. Es decepcionante que mucha gente crea que hay que “estar” en LinkedIn sin más. LinkedIn sirve para generar networking activo, para descubrir perfiles interesantes, para ofrecer nuestros servicios. Eso no es “estar”, hay que currárselo un poco y dejar claro quiénes somos (a nivel profesional), dónde estamos y a qué aspiramos.

Nos tenemos que imaginar que LinkedIn es nuestra página web. Actualizarla, cuidarla, explicar nuestros proyectos o lo que pueda atraer colaboradores o clientes. Aquí algunos consejos de cómo sacarle mejor partido:

  • Estar o Ser: LinkedIn es un lugar que invita  a ser descriptivo, es estratégico -no táctico-, así que es mejor evitar frases cortas al estilo powerpoint, e intentar explicar nuestros logros, nuestras aportaciones de forma clara y descriptiva.
  • Presentémonos: He visto que mucha gente no aprovecha el “extracto”, un lugar perfecto para contar en 4 líneas qué hemos hecho. Tampoco se acostumbra a rellenar el apartado “especialidades”, pieza clave para encontrar colaboradores, socios o clientes. Y la foto. Algunos creen que no es importante. Lo es. La cara es el espejo del alma.
  • Cuanto más, mejor. A diferencia de otras redes sociales, en LinkedIn es interesante presumir un poco. No hay que dejarse ningún trabajo anterior por insignificante que parezca. Es posible que un stage hecho en nuestra época de estudiante nos abra las puertas a una oferta.
  • Utilicemos la jerga profesional:  Conocer el lenguaje de cada sector es importante. Hay un sinfín de maneras de describir lo que haces, pero la jerga sectorial es clara, concisa y comprensible. Si quiero atraer a colaboradores en el sector del marketing boca/oreja usaré el término “Wominomics”, referido a la industria del “word of mouth”.
  • Si buscas trabajo, dilo. A nadie le gusta decir que está buscando trabajo. Pero si lo buscas, dilo. De otra manera, nadie se fijará en ti como candidato “disponible”. Es perfectamente viable escribir bajo tu nombre “especialista en marketing medioambiental”. Con eso no engañas a nadie, es una mezcla de tu formación con tu carrera profesional. Pero si no trabajas actualmente en ninguna empresa, déjalo claro.
  • ¿Hablas idiomas? LinkedIn es un medio global, y permite en una sola página disponer de distintos perfiles según el idioma. Una muestra: Aquí va mi perfil público en castellano, inglés y catalán.
  • Muestra tu perfil más social: LinkedIn es un escenario perfecto para la creación y seguimiento de grupos profesionales. Los hay de todos los colores y para todos los gustos. Suscribirse a grupos permite recibir información actualizada sobre nuestro sector y participar en foros de debate. Además, la creación de grupos puede ayudarnos a generar tráfico para nuestro propio negocio, blog…

Aquí tenéis la 2ª parte: Algún consejo para sobrevivir en Linkedin II

¿Es siempre bueno que su gente sea su marca?

Adjuntamos artículo de Tino Fernández sobre marca personal publicado en Expansión y Empleo, en el que colabora Guillem Recolons

Muchas compañías recelan de los profesionales clave que alcanzan un protagonismo superior al de la identidad corporativa. Resulta difícil luchar contra ello.

Expansión y Empleo

Son embajadores excepcionales de las empresas, de sus marcas y de sus productos. Pero su gran capacidad de comunicación, la cantidad de seguidores que arrastran y el protagonismo que alcanzan, impulsado por las redes sociales y profesionales, asusta a más de una compañía.

Eva Levy, socia fundadora de Eva Levy & Partners, habla de empleados con mucho talento que son excelentes comunicadores. Se trata de profesionales clave que han entendido el poder de las redes sociales haciendo márketing de su marca personal a la vez que impulsan la de sus firmas, creando un auténtico valor económico y estableciendo relaciones con los clientes, los medios, los analistas y los accionistas.

Mónica Deza, socia directora de W&M Consulting Group, añade que estos empleados clave aprovechan las ventajas y circunstancias de un nuevo paradigma económico: “Cada vez hay más freelance en lo que se conoce como la gigeconomy, el entorno del pequeño trabajo. Se trata de profesionales bien formados, con una buena gestión de su marca personal y que aprovechan el talento fuera de las organizaciones, con grandes posibilidades de desarrollar su propia carrera”. Enseñar a la gente clave dónde está la suma de su marca personal con la de la compañía es un beneficio indudable para la propia empresa.

Nuevos expertos
Dan Schawbel, socio director de Millennial Branding y autor del bestseller Me 2.0, asegura que la recesión implica que no sea suficiente con ser bueno en el propio trabajo. “El escenario económico obliga a que cada uno sea un experto en su campo. Cada vez más, es necesario ser creativo para distinguirse de los demás. Tu gente es tu marca –talento es lo mismo que marca–, y una compañía debe decidir si finalmente permite a sus empleados este tipo de evangelización. Las ventaja de hacerlo es contar con una voz mucho más poderosa, con un mensaje más consistente para los clientes y que los empleados se sientan autorizados y mucho más productivos. Si las empresas no ven a sus plantillas como embajadores de su propia marca corren el riesgo de perderlos para otras compañías”.

Guillem Recolons, fundador de Lateral Consulting, explica que “las organizaciones se van dando cuenta de que resulta cada vez más difícil frenar el hecho de que la gente con talento desarrolle una identidad fuerte. Es mejor apoyarlas, porque al final van a favor de la corporación, siempre que esta marca personal esté vinculada a ella. Hay que dejar camino para desarrollar esa marca personal, que hablen de ella en la compañía, porque es un medio de comunicación con más fuerza y credibilidad que los mensajes corporativos. Y se debe vincular a los valores positivos de la firma”.

Detener o retener
Eva Levy coincide en que “si no te diferencias y no tienes a los mejores no es posible sobrevivir en un mercado tan competitivo. Hoy existe una necesidad de distinción de las empresas, y esta se da más por las personas que por los productos. Hasta ahora las organizaciones daban escasa importancia a esos profesionales”.

Levy advierte que, evidentemente, esa visibilidad puede implicar que headhunters y otras compañías puedan pujar por esos profesionales más brillantes. La cuestión es cómo retener el talento, y esto implica más una simbiosis que ofrecer más dinero. La búsqueda de los mejores ha de ser constante.

Mónica Deza asegura que “las empresas las hacen las personas. Muchas compañías están en la fase de detener el talento, en vez de retenerlo. Hay que tratar de que la gente no se vaya, invirtiendo en ella”. En este sentido Andrés Pérez Ortega, experto en marca personal, afirma que una de las claves es “captar a ese 1% de profesionales que realmente quieren desarrollar este tipo de actividades, utilizando como herramienta de márketing a esa minoría que tiene voluntad de sobresalir. De directores de recursos humanos se debe pasar a gestores de marcas personales”.

Sintonía
Por su parte Dan Schawbel cree que “al reclutar a cada profesional hay que estar seguro de que existe una visión y una misión común, y atributos de marca. Si no se contrata talento que se pueda integrar en la cultura de la empresa, este puede abandonar la organización en poco tiempo y arruinar el ambiente corporativo”.

La idea es que, una vez que se capta a los empleados adecuados, es necesario formarlos en todo lo que se refiere a la agenda de la compañía y permitirles el uso de las redes sociales para construir su marca y apoyar la misión de su compañía.

Schawbel considera que “la marca personal se vuelve egoísta y trata de ser más importante que la propia compañía cuando la persona y la organización no están en sintonía. Es entonces cuando el empleado tiende a abandonar la organización, a crear la suya propia o a trabajar para otra empresa que sí esté alineada con sus principales intereses”.

Guillem Recolons se refiere asimismo al temor que muestran numerosas firmas ante la posibilidad de desarrollar las marcas personales. “En esto influyen negativamente los casos de personas que no están contentas en su compañía. Crean su marca personal para decir ‘¡Aquí estoy!’; es una forma alternativa de salir de la empresa. Lo ideal sería que las organizaciones conozcan con qué empleados pueden contar, y que éstos sepan que las empresas cuentan con ellos”.

Andrés Pérez recuerda que “muchas compañías tienen miedo de la información que sale, de que la percepción que se tiene desde el exterior no sea la que controla el departamento de comunicación. Que la imagen que ofrece la compañía no sea la que esta desea que se tenga. Es un miedo absurdo a perder el control, porque no se puede ocultar ni tratar de controlar, sino sacar el máximo rendimiento a esa capacidad de comunicación y favorecer las herramientas de visibilidad”.

Nuestra manera de escribir refuerza nuestra marca personal

Leía hace unos meses en el blog de Dan Schawbel que todos nuestros correos electrónicos, mensajes y otros escritos se convierten en elementos clave para reforzar nuestra marca personal. Nunca sabemos quién los acabará leyendo, así que más vale asegurarse de que vamos por la buena vía.

  1. Lo bueno, si breve… Cuanto más simple y breve, mejor. Más de una vez, tras escribir una frase decimos “Lo que intento decir es…”. Hay que evitar la complejidad, tratar de ser lo más claro posible.
  2. Anticipemos las preguntas y facilitemos las respuestas. La gente está muy ocupada. No es tan difícil añadir vínculos de documentos, referirse a fechas concretas, facilitar datos. Adjuntar documentos en formatos universales (mejor un .PDF que un .docx). Con eso ahorraremos mucho tiempo a los demás.
  3. Ebitemos herrores hortográficos que nos acen parecer tontos. ¿Suena mal, no?. No es tan difícil repasar un texto, utilizar un corrector (son gratuitos). Se necesitan pocos segundos para revisar un texto que haya pasado por un corrector.
  4. Reflexionemos antes de responder un correo complejo. Una de las virtudes de un profesional es la capacidad de mantener la calma. Si recibimos un correo electrónico desagradable, hay que pensar un poco. Ante todo, fairplay. Hay que dejar enfriar los ánimos y no crearse etiquetas negativas. Además, las emociones se pueden malinterpretar. En estos casos, el recurso escrito debería ser la 2ª opción. Siempre es mejor un cara a cara o, si no hay más remedio, una llamada telefónica.
  5. Comuniquemos con frecuencia. Es muy interesante enviar mensajes de correo electrónico dando las gracias inmediatamente después de conocer gente nueva. Hacer preguntas a nuestros colegas de trabajo, jefes…. Facilitar artículos útiles a nuestros compañeros de trabajo, clientes, colaboradores…

En fin, ya veis que se trata de sentido común, puro sentido común. Echad un vistazo a la pizarra de la foto. Nos habla mucho de la marca personal del propietario de este restaurante. Además de los errores ortográficos, el texto no tiene sentido, no se sabe dónde está el primer plato, el segundo o el postre. Es posible que se coma bien, pero seguro que evitaremos una discusión intelectual con el autor del texto.