Posts Tagged ‘networking activo’

Algún consejo para sobrevivir en LinkedIn (II)

La versión móvil de LinkedIn es muy operativa

Como complemento al post que publicamos el 21 de junio pasado (ver post), esta vez entramos más en el detalle de cómo mejorar el networking vía LinkedIn. El texto se lo debo al blog de Frank Scipion ingresosalcuadrado.com, que creo que ha hecho un excelente trabajo llamado “Cura de vitaminas para tu perfil de LinkedIn“. Ahí va eso:

LinkedIn es una red social soberanamente desaprovechada. En un afán de justicia, he decidido escribir hoy una guía Linkedin para emprendedores. Muchas personas creen que resulta muy complicado hacer nuevas conexiones, y terminan utilizándola simplemente como un sitio para colgar su currículo, ¿no es así?. Y lo que yo pienso es que tiene un potencial bastante mayor del que muchos de nosotros le estamos sacando en la actualidad.

Antes que nada, Linkedin es de por sí un buscador y tiene enorme reputación en Google y otros buscadores importantes. Sólo esa razón ya es motivo para estar presentes, ya que si sólo buscas en Google tu nombre y tienes un perfil en Linkedin, verás que apareces en las primeras páginas de los resultados. Haz la prueba y te darás cuenta del peso que tiene Linkedin para Google.

Aquí te paso ocho puntos principales que me ayudaron a darle el valor real que tiene esta red social.

Guía Linkedin 1. Mejorar tu posición en los buscadores

En tu perfil de LinkedIn encontrarás tres espacios para añadir enlaces a tus propios sitios o blogs. En lugar de utilizar “My Website”, haz click en “Other”. Allí podrás entrar el texto que coincida mejor con lo que la gente puede buscar acerca de tu negocio.

Por ejemplo, yo he utilizado ingresos pasivos parar mi blog, que es una palabra clave por la cual quiero posicionarme. Puedes poner aquí tu página de admiradores de Facebook, tu canal youtube, etc… y también optimizar el texto de tu enlace.

En mi caso, la vista pública de mi perfil en Linkedin tiene un PageRank 2. Nada extraordinario, pero tampoco despreciable para un blog recién lanzado.

Desde luego, es una forma tremendamente sencilla de impulsar tus posiciones en los buscadores.

Guía Linkedin 2. Promover el contenido de tu blog

También es posible importar hacia tu perfil Linkedin el feed de tu blog en WordPress, buscando la aplicación correspondiente en ese programa. Esto se convierte en una forma ágil y sencilla para que los demás puedan echarle un vistazo al contenido de tu blog en un minuto.

Si no usas WordPress (¡desgraciado!), también hay puedes usar Blog Link. Ésta aplicación soporta TypePad, Movable Type, Vox, WordPress.com, WordPress.org, Blogger, LiveJournal y varios otros.

Todos sabemos bien que los blogs son la mejor forma de cultivar tu marca, sea personal o de tu proyecto. Con esto podrás automatizar la difusión de tus posts en Linkedin.

Guía Linkedin 3. Lanzar una campaña de publicidad en LinkedIn

La verdad es que hasta que no me lo contaron, no tenía idea de que LinkedIn ofrecía un servicio de publicidad contextual. LinkedIn es un sitio de profesionales para profesionales, que está menos expuesto al azar de otros entornos, y por el contrario, recibe visitas y atención de personas más bien interesadas en los negocios.

El sistema es sencillo y te permite en minutos escribir, orientar y lanzar tu publicidad, y pagarlo ya sea por clicks o por impresiones, con presupuestos que arrancan en los 40 euros. La ventaja es que te permite llegar rápidamente a una comunidad realmente premium de 63 millones de profesionales con altos niveles de ingreso (unos 100.000€ de media). Y además podrás segmentar tu anuncio en función de la edad, industria, puesto de trabajo, el tamaño de la compañía y ubicación.

Por falta de presupuesto, yo no utilizo servicios de publicidad de pago. Esto no quita el interés real de este servicio de publicidad pensando en una empresa, ya que linkedin ofrece un servicio similar al servicio de página de admiradores de Facebook, el servicio de página de empresa.

Guía Linkedin 4. Organizar eventos

Me encanta esta herramienta de Linkedin que te permite anunciar eventos. Ni siquiera es necesario que seas el coordinador de ese evento para poder subirlo a la agenda de Linkedin. Un evento puede ser creado sólo con la información básica y el interés por difundirlo. Incluso podrás enviar invitaciones a través de tu red de Linkedin, aprovechando la utilidad de confirmación de asistencia. Y además puedes visualizar rápidamente todos los eventos de tus contactos.

Guía Linkedin 5. Utilizar grupos para conectarte con la gente

En un grupo Linkedin, puedes leer/publicar noticias, lanzar un debate, publicar una oferta de trabajo, etc… Son entornos cerrados que gestionan miembros que pueden acceder al conjunto de contenidos.

Resulta más que frecuente que las personas se sumen a un grupo, pero luego no vuelvan ni por asomo a participar de él. Y la verdad es que yo no puedo tirar la primera piedra porque soy uno de ellos. En mi caso, en vez de tener una participación online continua en uno o varios grupos, visitándoles cada día, prefiero recibir los avisos por correo y solo entro en una conversación si tengo un interés real.

Lo que conviene aún más es comenzar un nuevo grupo, ya que te dará la ventaja de contar con las direcciones de email de los que se sumen, actualizadas cotidianamente mientras crece. Ya sé que puede darte un poco de trabajo armar y empujar un grupo, pero una buena forma de comenzar es directamente invitar a toda tu red de contactos. Cuando tus contactos se vayan sumando al grupo, estas novedades se harán visibles en sus perfiles, y allí otra gente podrá sentir interés y también sumarse. Así nace un pequeño imperio..

Veamos algunos grupos en Linkedin que están haciendo furor. Empiezo con 2 grupos en ingles a los cuales debes monitorizar, porque ahí pasan muchas cosas:

2 referencias en español, con conversaciones diarias activas:

¿Te imaginas teniendo tú acceso a semejante base de contactos? Pues bien, quizás deberías empezar hoy.

Guía Linkedin 6. Conseguir recomendaciones para atraer más clientes

Si hay algo que diferencia a Linkedin del resto de las redes sociales, son las recomendaciones, algo realmente único. Y a mí no se me ocurre mejor manera de promocionar tu negocio que pidiéndoles a tus clientes y tus colegas que compartan con otros la opinión que tienen de ti.

Te estarás preguntando cómo conseguirlas. Sencillo: primero dar, luego recibir. Escribe buenas recomendaciones de tus pares, y pronto recibirás mejores de parte suya. Conviene invertir algún tiempo en esto.

Para dar credibilidad y convencer, las recomendaciones de terceros son muy muy importantes. Con Linkedin tienes una fuente inagotable de testimonios de gente reconocidos (expertos en su campo, directivos, etc..) que pueden apoyar tu proyecto y asentarte como una de los lideres de opinión en tu sector.

Guía Linkedin 7. Haz preguntas, y responde a las preguntas de lo demás

Una forma rápida de destacar como experto es de responder a las preguntas que hacen otros. Es cierto que este servicio en español esta infra utilizado (si lo comparas con la base de datos de preguntas/respuestas disponibles en ingles), pero aún así, no me perdería la ocasión de responder a un par de preguntas relevantes a tu actividad.

También puedes hacer tu mismo preguntas, y ver como lo responden otros. Es una gran forma de hacer encuestas antes de lanzar tu web por ejemplo, o de validar el interés de un posible producto que quieres lanzar al mercado profesional muy pronto.

Guía Linkedin 8. Conecta tu cuenta twitter a tu perfil Linkedin

Tus tweets aparecen en tu perfil, y puedes lanzar un tweet desde linkedin. Hay un par de widget que te permiten saber que se estña diciendo sobre ti en Twitter. ¿ Porque hacerlo?. Porque dotas de contenido relevante a tu perfil, útil para tu posicionamiento en buscadores y también porque remites un tráfico muy cualificado hacia tu cuenta twitter, y si lo que ven al aterir en tu perfil les gusta, se harán seguidores tuyos.

Eso es todo para esa guía Linkedin para emprendedores. No pierdes más tiempo, dale una oportunidad a Linkedin. Merece la pena.

Anuncios

¿Pilas cargadas? Crea tu marca personal como nuevo reto de temporada

Dicen que septiembre y enero son nuevas etapas. Septiembre significa la reentré, el inicio de la actividad laboral tras las vacaciones, con las pilas cargadas a tope y quizás alguno con esa pequeña depresión que implica la vuelta “al cole”. Enero significa un año nuevo, y vida nueva.

Entre los nuevos propósitos, el ranking lo encabezan hacer deporte, hacer dieta,  mejorar en lo laboral, mantener la línea, aprender un idioma, acabar unos estudios…

Centrémonos aquí en mejorar en lo laboral. Miremos algunos puntos de partida:

  1. Quiero entrar en el mundo laboral
  2. Estoy en paro
  3. Quiero cambiar de trabajo
  4. Quiero mejorar en mi trabajo
  5. Necesito ayuda para arrancar con un negocio propio

1. Quieres entrar en el mundo laboral. Ya seas que has acabado los estudios o que simplemente no te habías planteado trabajar hasta ahora, en cualquier caso una marca personal te puede ayudar a abrir muchas puertas. ¿No tienes experiencia? es evidente, pero seguro que tienes ideas, contactos, ganas y alguna especialidad. Con estos cuatro ingredientes podríamos empezar a trabajar tu marca personal. Anímate, el tiempo es oro.

2. Estás en paro. Y además, no estás solo. La crisis se ha cebado sobre muchos buenos profesionales; y también sobre malos. Si crees que aún te falta un hervor para retomar una actividad laboral, mi consejo es que acudas a la formación. Hay mucha, gratuita y disponible. Si crees estar preparado y motivado para todo, lo que necesitas es una marca personal fuerte que te ayude a posicionarte, a encontrar tu especialidad y a lanzarte de lleno al mundo del networking activo. La marca ayuda más de lo que uno imagina. Muchos profesionales de RRHH acuden a la red para encontrar información de candidatos. Llegados ahí mi pregunta es ¿Estás en la red? ¿Estás bien posicionado?.

3. Quieres cambiar de trabajo. Aunque hoy en día muchos crean que eso es un lujo, las oportunidades para los laboralmente activos son mayores que para los que están en paro. Es triste pero es así. Por tanto, lo que necesitas es aprovechar esa palanca que es tu trabajo actual y crear una marca fuerte alrededor. Eso te mantendrá en el candelero y te facilitará el boca oreja para encontrar otras propuestas.

4. Quieres mejorar en tu trabajo. Puede que lo que haces no llegue arriba, que un mando intermedio te haya puesto un muro de por medio. Es una situación compleja, pero no imposible. Y con marca personal, es una situación fácil. Hablemos cuando quieras.

5. Negocio propio. Bienvenidos sean los emprendedores, aunque en este país nadie lo pone fácil para empezar. Una buena amiga a creado un gran producto, relacionado con servicios para mejorar la vida a los invidentes. Lleva un tiempo en la travesía del desierto y no consigue que bancos, capital risk, fundaciones… le echen una mano. Ahora sabe que una marca personal fuerte ayudará a abrir puertas.

Bueno, ¿te animas?. Te espero en la sección de contacto, crear una marca propia cuesta menos de lo que piensas.

Networking 05 / Smile!

Sonríe, por favor. Este es un principio simple y básico, y mucha gente se lo salta.

A nadie le gusta hacer negocios con alguien que frunce el ceño. Es más fácil entablar relaciones laborales con alguien que dice buenos días con una sonrisa.

Esta regla básica fue creada en 1936 por Dale Carnegie en su libro How to Win Friends and Influence People, pero creédme, sigue vigente.

Networking 04 / Seamos generosos con la información

La información es uno de los recursos más preciados. A menudo somos tan celosos de nuestro trabajo o nuestro método que todo queda en casa.

Mi consejo es compartir información. Si lo hacemos, conseguiremos un WOM (boca-oreja, para entendernos) interesante que al final nos beneficiará.

Sugerencias, ideas, debates abiertos, todo vale para ayudar a alguien que ande perdido o que busque una segunda valoración sobre algo.

Tenemos la herramienta perfecta: la web 2.0 y sus innumerables recursos. No hay excusa para no hacerlo.

Networking 03 / Para empezar, un cumplido

Puede parecer un principio básico, pero a menudo nos olvidamos. Cada vez que necesitamos algo de alguien, lo mejor es empezar por un cumplido. Los niños lo hacen a menudo: primero te dicen que eres muy guapo o muy fuerte, y luego te piden que les subas ” a caballito”. No son nadie.

En el terreno de los negocios y del networking pasa lo mismo. No cuesta nada empezar con un “le felicito por su artículo” o “me han hablado muy bien de su método”. Es realmente sencillo, y facilita ese romper el hielo que engrasa mejor nuestras relaciones.

Por cierto, se puede acabar también con un cumplido. Gracias por leerme.

Networking 02 / Never eat alone

Leo en Amazon y en varios blogs la siguiente crítica del libro “Never eat alone” de Keith Ferrazzi:

Keith Ferrazzi es el socio más joven de la historia de Deloitte Consulting y fundador de la empresa de consultoría Ferrazzi Greenlight. En el libro, el autor pretende diferenciarse de las técnicas clásicas del apretón de manos y de la lluvia de tarjetas de visita.

A diferencia de otros autores, Ferrazzi no tiene un ejército de contactos que le ayudan a conseguir sus propósitos con sólo mover un dedo. De hecho, durante todo el libro insiste en que tener esa red de amigos le ha costado hacer más favores que recibirlos, en ocasiones trabajando gratis a cambio de nada.

Ferrazzi nos cuenta su experiencia desde el punto de vista de alguien a quien le cuesta hacer amigos. Para Ferrazzi ser el que rompe el hielo es complicado, recordar los nombres de las personas a las que conociste en aquel evento es complicado, mantener las relaciones es complicado… pero hay algunos “truquillos” por ahí que facilitan la tarea.

Ferrazzi habla del networking como un proceso natural. De hecho menciona que nunca ha asistido a un evento de networking porque considera que las relaciones se forjan no sobre intereses comunes, sino entre pasiones comunes. Uno hace un esfuerzo extra por aquel a quien considera su amigo (con quien comparte pasiones) y no por un conocido (con quien sólo le unen intereses).

Parece una visión interesante una defensa de las relaciones offline.

Networking 01/ Curiosa norma de etiqueta en el correo electrónico

En el apartado de consejos para mejorar el networking, existe una regla oculta que consiste en tratar de evitar la palabra “yo” al menos hasta la tercera o cuarta frase. No es fácil, pero insistiendo un poco sale.

¿Qué tendrá el “yo” para merecer ese trato? Quizás la respuesta la tenga el especialista en networking Eric Frazer, que hizo varias veces la prueba y consiguió reuniones con mayor facilidad de lo habitual.

Aunque quizás la respuesta correcta nos la daría un psicólogo. ¿Alguien se atreve?

En cualquier caso, el tema queda ahí: tratar de mantenerse alejado del “yo” el máximo tiempo posible. Al menos, yo lo creo así.