Posts Tagged ‘redes sociales’

Los profesionales buscan ‘personal branding’

Aquí os dejamos el artículo de María Paz López aparecido el pasado jueves en La Vanguardia

Estrategias para el empleo en tiempos de crisis

Los profesionales buscan ‘personal branding’

El método tiene dos fases: autoanálisis de puntos fuertes y cómo comunicarlos a otros | La identidad digital se cimenta en interacción y contactos; si no interactúas, no existes

Hace pocos años, hablar de marca personal sugería un universo deportivo de mejora de tiempos de competición. Pero los vocablos mutan con los usos sociales, y la eclosión en el mundo de la empresa y de las profesiones del concepto anglosajón personal branding –esto es, la marca en sentido comercial aplicada a las personas– ha dado a la expresión marca personal un nuevo significado.

augusto costhanzo

En España, cada vez más directivos y ejecutivos de empresas, y profesionales de disciplinas diversas, incluidos maestros de oficios, recurren a agencias y expertos para que les ayuden a configurar su propia marca personal, la que, en el mejor de los casos, les llevará a conseguir un nuevo empleo, avanzar en su carrera o brillar más en su ámbito de actuación. Internet y las redes sociales se han convertido en elementos esenciales de esa apuesta.

“El método de creación de marca personal toma elementos de la psicología, el marketing, la gestión de empresas, la comunicación y la filosofía”, explica el químico Andrés Pérez Ortega, asesor de personal branding (www.marcapropia.net) y autor de los libros Expertología. La ciencia de convertirse en un profesional de referencia (ed. Alienta) y Marca personal. Cómo convertirse en la opción preferente (ed. ESIC). Atención, aclara Pérez Ortega: “La creación de una marca, ya sea para una persona o para un producto, tiene dos etapas. La primera es de análisis de uno mismo, de sus creencias, valores, fortalezas y habilidades, y la segunda es de comunicación de esa marca, de establecimiento de relaciones. Y todo tiene que hacerse buscando la autenticidad, no el maquillaje o las falsas apariencias”.

La marca –recalcan los expertos– no es un mero envase; es confianza de los otros en esa persona o producto, es transmisión de credibilidad. Entre los casos citados por las agencias consultadas, hay algunos ilustrativos (que prefieren no dar su nombre). Un directivo del Barça, por ejemplo, empresario consolidado en su sector, hizo en el extranjero un curso de actualización para emprendedores. En ese curso fue premiado, con lo que creció su reputación como “joven emprendedor”, lo cual paradójicamente lesionó su perfil de empresario ya asentado. Para reposicionarse, dio conferencias en escuelas de negocios, y así creó una marca personal de experto sénior en gestión empresarial.

Otro caso: una periodista mexicana especializada en gestión de proyectos de comunicación en su país deseaba dar un giro a su carrera. Con ayuda de un experto en marca personal, redefinió la suya: centrarse en proyectos de comunicación en el ámbito de la mujer y trabajar en Europa. Las sesiones se realizaron a través de Skype y pagó los servicios por PayPal.
Las herramientas de internet resultan básicas para crear y transmitir la marca personal. Conviene tener tarjeta de visita también en formato electrónico, y empaquetar en la red el currículum vitae clásico según nuevos modos que enseñen lo que el profesional sabe hacer, con minivídeos, gráficos y enlaces. Llevar un blog temático ayuda (los motores de búsqueda los privilegian), así como tener perfiles en LinkedIn yFacebook, y no descuidar los mensajes de Twitter.

“La identidad digital en la red se caracteriza por la interacción y por los contactos”, explica Neus Arqués, socia y directora de una gestora de identidad digital de empresas (www.manfatta.com) y autora del libro Y tú, ¿qué marca eres? 12 claves para gestionar tu reputación personal (ed. Alienta). Interacción: “Si no interactúas, no existes –alerta Arqués–. El mero hecho de tener dado de alta un perfil en internet no basta, hay que interactuar. Y los contactos que se tienen en la red, las personas que conoces, hacen de aval de esa identidad digital”. Arqués y su equipo trabajan con empresas, no con individuos, pero dan seminarios a grupos de ejecutivos y estudiantes de escuelas de negocios, a los que animan a autogestionarse esa marca personal en internet.

“El blog es una excelente herramienta de visibilidad, así como estar en las redes sociales, pero también hay que cuidar el networking clásico”, añade Guillem Recolons, socio y asesor de una consultoría de marca personal (www.soymimarca.com). El intercambio de tarjetas de visita en conferencias y congresos aún funciona, del mismo modo que el contacto visual genera una empatía que no da una foto, por lo que lo sensato es combinar ambos tipos de redes de contactos.

Para definir y encauzar la marca personal, Recolons y sus socios y equipo practican elsistema iceberg con un enfoque multidisciplinar: “La parte del iceberg que no se ve incluye autoconocimiento e introspección, en manos de un psicólogo y un coach, y estrategia de producto, que lleva un especialista en marketing; mientras que la parte visible del iceberg es la comunicación de la marca, de lo cual se ocupa un publicitario, en este caso yo”. Entre sus clientes figuran: estudiantes cargados de másters, emprendedores y profesionales desempleados o en activo.

“La marca personal tiene que ver con los valores que queremos proyectar, tanto en el trabajo como en sociedad, con cómo queremos ser percibidos”, afirma Nadine Kazerounian, británica afincada en Barcelona, propietaria de la agencia Praxis Image Consultants (www.praxisimageconsultants.co.uk). Pero, según Kazerounian, no hay que subestimar el concepto clásico de imagen, entendido en modo presencial. “Las primeras impresiones sobre alguien, e incluso las siguientes, se forman largamente a través de pistas visuales: vestuario, maneras, lenguaje corporal y tono de voz –argumenta–, así que tener una buena imagen personal es básico para proyectar los valores de la marca personal, igual que el envase es fundamental en la marca de un producto”. Cuanto ayude a bien posicionarse es bienvenido.

Una marca en Twitter ¿Peligro u oportunidad?

Recogiendo datos de la red, vemos que casi un 20% de usuarios particulares de Twitter sigue a alguna marca comercial. Las razones para hacerlo pueden ser muy diversas:

  • Conexión emocional con la marca (experiencias positivas, publicidad…)
  • Mantenerse informado de las novedades de cada marca; productos, eventos, ferias…
  • Vigilar si se trata la competencia. También ahí apunto “aprender”.
  • Beneficiarse de ventajas exclusivas a los miembros de una determinada red (promoción)

Y seguro que hay más. Pero en cualquier caso, parecen razones sufientes como para que las marcas se planteen su presencia en esta red de microblogging. Entonces… ¿Qué está pasando?, ¿Por qué hay muchas marcas que no están? y ¿Por qué hay muchas marcas que abandonan?

La respuesta solo puede ser una: el desconocimiento del funcionamiento de Twitter, de las opotrtunidades que representa para captar nuevos consumidores, fidelizarlos, crear corrrientes positivas de opinión o defenerse ante posibles crisis que afecten a la marca. Es cierto que Twitter tiene una asignatura pendiente en crear herramientas que analicen la rentabilidad hacia las empresas, pero no olvidemos que abrir una cuenta en Twitter es gratuito y nos abre a un mundo de miles de posibles seguidores.

Hemos hablado largo y tendido en este blog sobre las posibilidades de Twitter: Twitter como medio de comunicación, Twitter como plataforma de diálogo, Twitter como medio de información ,Twitter como medio de contacto, Twitter como foro público, Twitter como medio de denuncia,Twitter como red social abierta,Twitter como SMS social, Twitter como herramienta de marca personal, Twitter como herramienta laboral, Twitter como termómetro de la opinión pública, Twitter como plataforma para entrevistas y debates a tiempo real, Twitter como medio de vida , Twitter como gran base de datos pública o privada (las listas de Twitter), Twitter como estímulo a la creatividad, Twitter como agenda pública (política y Twitter), Twitter como fanpage, Twitter como página personal, Twitter como elemento de promoción para empresas, Twitter como símbolo de web 2.0, Twitter como teaser, Twitter como un libro abierto, Twitter como error, Twitter como testigo del día a día, Twitter como foro de recomendaciones y Twitter como medio de captación de personas

Si esta información no es comprendida por las marcas puede que estén perdiendo una excelente oportunidad. Tarde o temprano existirán herramientas para medir el ROI y para otras mediciones. Pero si esperamos demasiado, la competencia habrá tomado posiciones.

Dos cosas más:

  1. La gestión de Twitter desde la empresa nunca debe hacerse desde RRHH. Se debe hacer desde la dirección de comunicación. Este es un aspecto clave.
  2. Por favor, una marca inactiva es peor que una marca que no está. Si abrís cuenta en Twitter tened la precaución de asesoraros sobre cómo funciona, y mantened un hilo permanente con vuestros seguidores. No hay nada peor que una marca abandonada.

¿Por qué un 50% de las cuentas abiertas en Twitter por marcas no se utiliza?

Quizás me equivoque recomendando Twitter a las marcas, pero si queréis buenos ejemplos de marcas a las que les va muy bien, aquí los tenéis: Dell, Starbucks, Ford, Samsung, Kodak, ATT, Hertz, Chicago Bulls, FCB, Marvel, Dunkin’ Donuts, Red Cross, Nike, Apple…

Marca personal y castells

Infografía de Ramon Curto

Como sabéis, hace pocas semanas la UNESCO designó los castells como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Nos parece una ocasión singular para establecer un símil con la creación de marcas personales.

Los Castells son una manifestación festiva típica de Catalunya, de más de 200 años de antigüedad. Consiste en el levantamiento de torres humanas formadas por la superposición de diversos niveles (entre 6 y 10). Los castells son erigidos por grupos de hombres y mujeres de todas las edades, llamados collas. Los castellers lucen una vestimenta tradicional característica y cada colla se diferencia por el color de la camisa que visten sus miembros.

El levantamiento de cada castell va acompañado de una música característica, interpretada con un instrumento de viento llamado gralla, que va marcando el ritmo del desarrollo de la construcción. Es habitual que el público asistente a esta clase de exhibiciones se incorpore voluntariamente a la base humana sobre la que se levantan los castells, formada por decenas de personas.

La pinya: El secreto de los castells es parecido al secreto de la construcción de la marca personal: mucha base, lo que se llama “la pinya”. Un grupo importante de castellers, que no se ven, forman los cimientos, la base para que el castell aguante. En la marca personal esa base sería el autoconocimiento, el análisis de la situación actual, la detección de habilidades y competencias. Se puede profundizar mucho en la base, reforzarla; en los castells este refuerzo recibe el nombre de folre.

El tronc o columna central: a medida que crean nuevos niveles sobre la base, disminuye el peso de los castellers, facilitando así que cada persona pueda aguantar en equilibrio el peso de otras personas. En la marca personal la columna central es la estrategia, la hoja de ruta, lo que define con todos los matices hacia dónde queremos ir, los plazos, las metas parciales.

El pom de dalt: es la parte más visible del castells, la que emerge con toda la fuerza y con un alzamiento de brazo de l’enxeneta nos indica que todo ha ido bien. Es la metáfora de la cima. En marca personal esta figura está representada por las herramientas que facilitan la visualización de la persona, artículos en diarios, las charlas o debates públicos, el estilo, el networking, la presencia en blogs, en redes sociales…

No confiéis nunca en quien se autodenomina “gurú”, en quien cree que la marca personal es abrir una cuenta en Linkedin o quien piense que todo se resuelve con un blog. La marca personal necesita estas tres fases, igual que un castell, y eso lleva trabajo, dedicación y tiempo. Preguntad a una colla castellera cuántas horas entrenan antes de levantar un castell: todas.

18. ¿Utilizas a menudo Google para encontrar respuestas?

Si es así, bien hecho. Google es una de las mayores fuentes de conocimiento. Y no sólo por su búsqueda de webs, también como buscador de imágenes, de blogs, de mapas, de alertas… Si además tienes conocimientos de inglés, tus respuestas se amplían, ya que la suma arrasa. Google te trasladará a Wikipedia, a YouTube, a los millones de blogs del mundo, a redes sociales, prensa online, a webs temáticas…

Sólo veo un pero. Y es que somos muchos los que no sabemos utilizar correctamente el metabuscador Google. No es lo mismo buscar Lateral Consulting que “Lateral Consulting”. En el primer caso tendremos más de 1 millón de respuestas, la mayoría no afines. En el segundo caso tendremos poco más de 3.000 pero totalmente afines. Haz la prueba con tu nombre o el de tu empresa.

¿Más pistas?

  • AND: de forma predeterminada Google se lanza en busca de resultados uniendo las palabras introducidas por el usuario utilizando este operador. Así el resultado final de una búsqueda sin especificar nada o utilizando el operador AND serán los resultados que contengan a la vez la lista de palabras especificada. Las búsquedas “coches AND ocasión” o “coches ocasión” obtendrán los mismos resultados, una lista de los sitios Web que contengan la palabra coches y la palabra ocasión.
  • OR o símbolo “|” : Si quieres especificar que no es necesaria la aparición de las dos palabras en cada resultado de la búsqueda, sino cada una de ellas por separado, deberás especificar el operador OR entre los términos que deban cumplir este criterio. “coches OR ocasión” ahora obtendrá como resultado una lista de los sitios Web que contengan el término coches u ocasión.
  • El operador – : permite excluir resultados de la búsqueda. Debe especificarse antes del término a obviar para que se busquen los resultados que no contengan la palabra especificada. “coches –ocasión” buscara los sitios Web que contengan la palabra coche pero no ocasión.
  • Se pueden asignar distintos ámbitos a los operadores delimitándolos con paréntesis: “(coches OR motos) AND ocasión” buscará todas las Webs que contengan la palabra coches o motos y con cualquiera de estas dos es indispensable que aparezca ocasión.

Comandos especiales:

  • “site:nombre_del_sitio palabras para buscar”, busca sólo en este sitio.
  • “site:es.wikipedia.org matemática”, búsquedas para todas las páginas que contienen la palabra “matemática” dentro de la web http://es.wikipedia.org. Se pueden consultar un sitio incluso cuando no funciona haciendo clic en el botón “cache” que aparece al lado de cada uno de los resultados de la búsqueda.
  • Si uno pone “define:” seguido de una palabra (ej: define:Cuerpo Humano) busca definiciones y textos enciclopédicos sobre ese tema.
  • Usando “cache:” antes de una URL, se nos mostrará el contenido de la caché de Google (esto es útil en momentos en que por alguna razón una dirección no es accesible temporalmente).
  • Si tecleamos “filetype:” seguido de la extensión de un archivo buscará páginas que contengan la extensión de ese fichero. Por ejemplo: universidad filetype:doc

El impacto de la web 2.0 en el Personal Branding

Antes que la web 2.0 cambiase nuestro mundo, era difícil obtener la suficiente notoriedad personal como para destacar. No existían los blogs, ni Twitter ni las redes como LinkedIn, por lo que la única alternativa era anunciarse en la prensa local o económica. Con mucha suerte, uno podía quizás organizar un encuentro profesional  y llegar a cinco a diez personas a la vez.

La Web 2.0 amplifica la forma en que nos movemos en la red, las primeras impresiones y la visibilidad personal y la auto-promoción. El personal branding utiliza esta valiosa herramienta no sólo para promocionarnos, si no también para que nuestro nombre se asocie automáticamente a un concepto o rutina.

Si antes el poder era de las empresas, la nueva era es la del personal branding. Inicialmos desde este blog de Lateral Consulting un nuevo capítulo de posts que girarán alrededor de esta disciplina.